Cansado

Llega el dia 2.
Me levanto, me ducho, me visto, desayuno y me voy a trabajar.

Me monto el bus. En el camino escuchó la conversación de otros viajeros.
La última vez que les vi, hablaron de cosas intrascendentes. Del “macaco” del jefe. De lo tarde que saldrá de trabajo para poder terminar el encargo. De lo crecidito que esta Andrés y de lo bien que se lo pasaron en la pisci, pese a que estaba la suegra hay mangoneandolo todo. La suegra es una mina para las conversaciones. No se porque pero siempre suele surgir la suegra para intentar bajar la alegría de un evento.

Pero hoy no. Hoy no hay trabajos urgentes. No hay comparaciones sobre las opiparas comidas, ni siquiera de la calidad de las mismas. Hoy no es un dia para conversaciones intrascendentes. Hoy toca hablar de Cataluña.

El del fondo, que siempre va con dos pizpiretas compañeras y que no habla, parece que el tema le ha calado profundo. Esta muy indignado. No entiende lo que quieren “esos catalanes”. Siempre pidiendo. “Así se hacen ricos ellos”. Parece creer, o por lo menos hoy lo expresa así, que siempre hay un catalán robandole ese céntimo que el guarda. que siempre hay alguno que aprovechando la noche, como si fuese un reconvertido Ratoncito Perez, le levanta la almohada y urta su preciado céntimo. Hoy no comprende a los de allí, aunque normalmente solo asiente ante las conversaciones, hoy le han indignado las declaraciones oídas. Esta casi extasiado con su voz. Las amigas, quizás algo extrañadas hacen bromas sobre la cantidad de café que tomo, “Estas que lo tiras” medio rien.

Los dos que siempre hablan de futbol. hoy parece que la liga estaba en suspenso. Relatan, casi a media voz, como si el levantarla pudiera ocasionar mas daño, lo que las televisiones enseñaron. Vieron que en una cadena no paraban de poner porrazos. “Parecía una recopilación”. Sentiran verguenza pense. En otras solo ponían discursos, “muy largos y aburridos”. Bueno, al final vuelven al redil y ríen por el 3- 0 del Barça. “Es que pa que ganen necesitan quitarse la presión del público”.

Los que se sientan mas alla, parecen hoy más taciturnos. Parecen que tienen ojeras. Quizás no durmieron para ver, sentir, entender lo que desde Barcelona se escucha. Parece que hoy no son capaces de articular palabra. Están mas callados. Solo dicen que hay que esperar que seguro que se soluciona que esto no puede ser ser un camino sin salida. “sin salida” repiten.

Yo hoy voy escuchando y me estoy cargando de razón. No veo que los de un lado, por el mero hecho de pensar como “patria” en pequeñito sean peores. Veo que los que los dirigen son igual que los que nos dirigen aquí. “Nos mienten” y algunos les creen. “No yo”. me repito. “yo no me creo ni lo de allí ni lo de aquí”. Pero hoy estoy cansado. Cansado de ver como se utilizan crios, quizás en la ignorancia, pensando que les están enseñando para que cuando sean mayores puedan decir, “yo estuve allí defendiendo el pabellón”. “Yo tan pequeño y mira … defendiendo el pabellón”. Y como se utilizan críos para vilipendiar a los padres. Todo vale.

Hoy estoy cansado. Cansado de ver con que desprecio una persona ataviada con mas protecciones que un jugador de rugby americano, lanza su ira, profesional, pero ira, tirando de cuerpos para despejar un camino hacia ninguna parte. Cuanto sinsentido tenemos que ver.

Estoy cansando de ver como un muchacho, de una edad indeterminada, con capucha, lanza, con magistral destreza, un cono de señalización sobre una caravana de furgonetas de antidisturbios. Que pena, ese chico podría aplicar esos conocimientos y cálculos sobre la fuerza, peso, angulo… para lanzar cargas al espacio.  Podría trabajar con la ESA. Cuanto ingenio perdido. Cuantos esfuerzos desperdiciados.

Si se pusieran de acuerdo si se aplicasen el cuento si siguieran esa consigna de “PARLEM?”. Si dejaran de mirarse solo el ombligo. y se pusieran en la piel del otro, tendrían que reconocer sus errores y verían las virtudes que seguro hay en esa persona enfrentada. Hay … si quisieran …

Estoy cansado, y el dia promete que no acabara pronto.  Solo desearía que el del fondo volviera a su callada conversación, sobre temas triviales, los del fútbol, pues a eso, a despellejar al árbitro, que entre nosotros, es tan manido y recurrido como la suegra. Y los que se sienta por allá… pues ha hacer planes para el fin de semana. que es lo que por edad les compete.

Estoy cansado y solo espero que esto sea un mal sueño y que mañana o pasado, no vamos a ser muy exigentes, estos y aquellos se pongan de acuerdo y me permitan que este paseo en el bus para el trabajo se tan tranquilo como todos los días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.